Cómo se siente el covid en el cuerpo


Hoy desde el hospital les saluda su amigo Adrian Sarmiento, para contar este cuento es porque estoy positivo para Covid19, hace un año me sentí asintomático y un año después con una nueva cepa llamada “la brasileña” que está arrasando todos los barrios de Quito, llega con una fuerza como un tsunami que si te coge te arrasa al hospital, claro si encuentra uno donde lo reciban, estar enfermo ya lo sabemos es lo peor del mundo pero ¿cómo llegó Esto a mi cuerpo?

Todo inicio con un dolor de estómago tal ves 4 días después de ya tener el virus en mi cuerpo al principio parece un dolor fácil de salir es más el dolor se va y al siguiente día como si nada, luego empieza un sueño cansancio en el cuerpo que no lo deja parar de la cama, uno quiere dormir y que nadie lo moleste, dormir es rico pero extraño para mi cuando me acuesto 12 de la noche y siempre me despierto 530 am a trabajar con www.laradiomasmusica.com y preparar material para Radio America 104.5 FM lo que siempre se hace todos los días. Pero fue ahí donde empecé a entender que no era normal, mi esposa Jesica Arias empezó a darse cuanta que algo no estaba bien y llamo a nuestro médico de cabecera confirmado tal vez lo que se podía venir con un virus que acecha a todo mundo.

luego pasa otro día y es como si nada pasará solo fue un pequeño sueño pero para él día siguiente de nuevo a la cama pero la cosa ya cambia las fuerzas ya no están en el cuerpo, la respiración ya empieza a faltar, la tos se hace presente, los ojos salen lágrimas como si le echarán cebolla, te pican los ojos  y lloras al tiempo, ya no quiero ver cerca a ningún familiar pues mi temor es llegar también a contagiarlos por eso me aíslo al máximo con mi propio baño y al máximo respiro aislado, esto es clave para que la familia no entre en este cuadro clínico.

los días pasan pero el cuerpo ya no resiste ya no existe fuerzas, para enviar un simple mensaje de texto no podía y por otro lado increíble los pulmones se afectan tanto que se va la voz “no lo podía creer la voz se fue y no era por mi garganta era por mis pulmones solo funcionaba 1 y a medias porque la respiración era tan corta que sentí desmayarme, mi esposa me ayudaba como viejito tenía que mover un pie y luego pedirle permiso al otro pie para poder llegar de un lugar a otro era cómo caminar 10 cuadras pero en realidad era un metro, si no me tenía me caigo es tanto así que si te caes no lo sientes de lo dopado que está el cuerpo, eso si el corazón va a mil, a pesar de estar sentado pero parece que acabé de correr una maratón de 10 kilómetros y no dejo de sentir en mis oídos el corazón preocupado de que se vaya a parar y no resista más.

llegar a la máquina de oxigeno es el placer más grande en medio de un drama y cuando entran los medicamentos vía intravenosa todo cambia, tus ojos vuelven a ver con más claridad las cosas es ahí cuando me doy cuenta que han pasado días y hasta ahora los estoy entendido, comprendo con mi cerebro que algo muy malo está pasando en mi cuerpo, el virus te envuelve que la única preocupación era respirar, ni siquiera pensar, eso era en segundo plano.

.Con medicamentos otra etapa.

Increíble vueltas a la vida el corazón sigue como si se fuera a parar y la falta de aire aun existe, pero la tranquilidad de que ya estas con medicamento y están haciendo efecto empieza a Bajar la angústia.

Todos los días me sacan sangre para analizar mi estado, recibo también inyección en el estómago más la Via intravenosa y el oxigeno constante  las 24 horas, me sigo despertando agitado con el corazón acelerado, se me hace difícil seguir escribiendo por el momento, voy a terminar aquí me agito mucho por Escribir, solo una cosa, la nueva cepa es más contagiosa y si da más duro, “No Salgas te vas a contagiar créeme es más contagiosa no importa si tiene mascarilla”

Dios nos bendiga.